Artes Marciales·Mundo

Budo Antiguo

Aquí os dejo un pequeño tributo al Budo de principios de la grabación en vídeo. Merece la pena ver cada uno de esos estilos en esas épocas.

Anuncios
Artes Marciales·Opinión

Por qué ya no veo exhibiciones de artes marciales?

Recuerdo cuando esperaba ansioso el momento en que emitieran en la Eurosport la gala de París-Bercy para poder grabarla y así poder disfrutarla una y otra vez. En esa época no había nada parecido a YouTube y este y otros eventos eran nuestras únicas fuentes visuales de los diferentes estilos de artes marciales.

Sigue leyendo “Por qué ya no veo exhibiciones de artes marciales?”

Artes Marciales·Opinión

Realidad y ficción en la defensa personal

Como antiguo practicante de artes marciales en las que se estudiaba la defensa desarmado contra cuchillos y otras armas, creo que el mayor problema al que se enfrenta un alumno es la autoconfianza.

¿Cómo? ¿Pero no es lo que se supone que tenemos que conseguir, confiar en nosotros mismo?

Sí, pero a un nivel real. Me explico.

A continuación os muestro un vídeo en el que se puede ver lo que muchas escuelas explican como defensa ante ataques armados; no entro en la calidad de la respuesta o si se debería hacer tal o cual. Vean el vídeo y aquellos que hayan estudiado este tipo de técnicas encontrarán muchas de ellas bastante familiares.

En este mismo vídeo se puede ver lo que PUEDE ocurrir en una situación real. Nadie se queda quieto, todo ocurre muy deprisa.

Entonces, ¿a dónde quieres llegar?

Pues muy fácil. Creo que el estudio técnico dentro de las artes marciales es necesario. Se analizan las técnicas, se realizan despacio, y luego con cierta velocidad. Pero esas técnicas son sólo un molde, un ejemplo, no una aplicación real. Es imprescindible ponerse luego en la piel de “la situación real”, aquella en la que el que está enfrente no te conoce, no sigue tus reglas, y quiere hacerte daño.

Si no eres capaz, no quieres, o en tu centro de estudio no lo quieren hacer, que te quede muy claro hasta dónde llegan tus conocimientos, no desarrolles una sensación de seguridad acerca de tu capacidad de resolución de ese tipo de situaciones cuando no las conoces, eso sería un gran problema.

Opinión

6 años ya…

Hoy WordPress me ha recordado que hace 6 años que empecé a escribir artículos…

cómo pasa el tiempo… y cómo hemos cambiado… las energías no sé si han disminuido, pero estoy seguro que han cambiado de rumbo.

BU DO
BU DO

Hace unos días iba en el coche y me puse a pensar en un artículo sobre cómo las personas van interpretando lo que es el Budo a lo largo de su vida; desde la juventud y su ímpetu hasta la calmada y sabia vejez. Algunos dicen que el Budo siempre se lleva en la sangre, yo creo que esa es una afirmación cuanto menos equivocada: hay gente que nunca conocerá lo que es el Budo, otros que lo sentirán durante un período de su vida; otros tendrán la suerte de llevarlo consigo hasta la muerte.

Y lo más interesante, no creo que encontremos dos sentimientos iguales.

Por otro lado, y quizá hundiendo un poco el dedo en la llaga, hay gente que estará estudiando y/o practicando artes marciales durante toda su vida, pero no habrán conocido lo que es el Budo o no lo habrán comprendido. Eso es algo que se puede ver todos los días en los gimnasios, dojos, exhibiciones y campeonatos de alrededor.

Yo seguiré mientras este sentimiento siga dentro de mí, espero que ni un minuto más ni uno menos; y hasta entonces, intentaré disfrutarlo.

Oss!

Artes Marciales

La armadura tradicional Samurai (Ō-yoroi 大鎧)

Detalle de la armadura
Detalle de la armadura

Hace unos años tuve la gran suerte de “vestir” a un compañero con una armadura samurai tradicional (Ō-yoroi 大鎧). El proceso me llevó media hora, ya que no era experto en el tema… Luego se realizó una demostración de combate donde se podía comprobar las limitaciones en los movimientos y tácticas que ciertas escuelas tradicionales enseñan.

Este fue el resultado:

Kanotengu with Samurai

Artes Marciales·Opinión

El kanji NIN en las artes marciales

Me he pasado gran parte de mi vida entrenando y aprendiendo el estilo de la Bujinkan; para ser exactos, desde el año 1991 hasta el 2009. es cierto que no ha sido de manera continuada, pero aún así creo que ha sido un tiempo considerable. Toda esa experiencia no sólo ha calado en mí, sino que me ha hecho en parte como soy; como veo las artes marciales en general y como vivo el budo es el resultado de mis días con ese excelente grupo de personas que forman el “Bujinkan Collado Dojo” en Valladolid.

Para la gente que no conozca qué es Bujinkan, decir en resumen que es una escuela que aúna 9 ryu tradicionales de BUDO. De ellos, 3 son de origen Ninja, mientras que los otros 6 no (para más información os recomiendo echar un vistazo en este mismo blog o en cualquier otra página por internet); al ser una gran cantidad de escuelas diferentes, se han ido dando a conocer poco a poco, y la primera que se enseño en Occidente fue una del primer grupo (Togakure Ryu). Esa es la razón por la que en un principio se conocía a la escuela de Bujinkan como de Ninjutsu y en cambio ahora, cuando más escuelas se han ido enseñando, se ha ido transformado en una escuela denominada Budo Taijutsu.

El kanji Nin

Como algún avispado habrá podido deducir ya, existe relación entre el Kanji Nin al que hago mención en el título de este artículo y el término Ninjutsu. Nin significa “Resistencia”, “Perseverancia” y el ideograma está formado por el kanji To (sable) y el kanji Shin (Corazón, alma). De una manera poética, podríamos decir que es “El corazón bajo la espada”.

En las escuelas de ninjutsu se da mucha importancia a la autosuficiencia, no sólo para poder salir de cualquier problema por sí mismo, sino para tener las cualidades físicas y mentales suficientes como para poder hacerlo. La resistencia es aquello que te hace seguir adelante frente a las adversidades, a no rendirse nunca. En mi dojo se vivía dando todo de uno mismo, y no mostrar a los demás ningún gesto de desánimo o de queja que significara debilidad. Yo nunca oí un resoplido o una queja ante cualquier técnica, por difícil que pareciera, porque si los demás no se daban por vencidos, yo tampoco lo iba a hacer.

Hasta aquí la parte de ninjutsu, ahora hablemos de Budo en general.

Algunos de los que estén leyendo este artículo habrán exclamado con cierto reproche “¡¡Pero eso también pasa en mi dojo!!”. Ojalá todos los lectores pudieran decir eso, de verdad. El Nin, la resistencia y perseverancia, existe en todas las artes marciales, pero quizá no todos los practicantes lo aplican. Cuando se aprende un Budo, no se está practicando un deporte, ni tampoco se está desarrollando una actividad lúdica; el camino del guerrero es la vía para aprender a combatir contra el enemigo, contra el entorno y contra uno mismo.

La mayoría de las veces es este último el que nos gana antes de empezar a luchar. Cuántas veces el instructor nos pide que hagamos un ejercicio y nuestra mente nos envía el mensaje de que eso no lo podemos hacer, o de que es muy duro, o de que ya estamos muy cansados… en ese momento ya hemos perdido.

Otras veces estamos haciendo alguna serie que es dura y que parece no terminar, el instructor sigue contando, y la cabeza quiere rendirse… el cansancio se vuelve insoportable… y paramos…

No estoy defendiendo llegar hasta la extenuación, ni que nos queden secuelas por seguir un código estricto; la mayoría de las veces paramos mucho antes de que nuestro cuerpo sufra algún peligro, ya que éste es perezoso y nos va pedir que ahorremos fuerzas siempre que sea posible. Nin significa seguir más allá, combatir al enemigo interior, y salir victorioso. Terminar las series que nos parecían interminables, hacer ese ejercicio que parecía imposible… ser un budoka.