Por qué ya no veo exhibiciones de artes marciales?

Recuerdo cuando esperaba ansioso el momento en que emitieran en la Eurosport la gala de París-Bercy para poder grabarla y así poder disfrutarla una y otra vez. En esa época no había nada parecido a YouTube y este y otros eventos eran nuestras únicas fuentes visuales de los diferentes estilos de artes marciales.

Luego llegó internet, y un poco más tarde la posibilidad de ver vídeos online. No pasó demasiado tiempo hasta que pudimos ver un montón de contenidos relacionados con las artes marciales más variopintas. Reconozco que siempre me ha gustado consumir ese tipo de contenidos, y prueba de ello es este mismo blog donde durante mucho tiempo he compartido gran cantidad de vídeos.

Por otro lado, como practicante, he podido presenciar y también participar en diferentes eventos donde se han podido hacer demostraciones y exhibiciones.

Entonces, ¿a qué viene ese título en el artículo?

Empecemos diciendo que aquí consideró tres tipos diferentes de demostraciones/exhibiciones: la primera es en la que el artista marcial realiza técnicas al aire, la segunda sería en la que las técnicas son realizadas contra un oponente pero de una manera técnica. La última sería en la que intenta mostrar la aplicación realista del repertorio de técnicas de su estilo contra un oponente.

La primera y la segunda me siguen gustando, ya que puedes ver la manera de trabajar, pero suele ser aburrida para el público general y se suele sustituir por la tercera.

En esta tercera es donde empiezo a ver los problemas. Hace tiempo veía este tipo de actuaciones con interés, observando con detalle cómo se ejecutaban las técnicas para golpear, controlar o derribar al oponente. Así mismo, me daba cuenta que en muchos casos, el público alrededor no mostraba ese mismo interés, y en algunos de ellos la asistencia del público era residual.

¿Por qué? Bueno, es sólo mi opinión, pero la sensación que tengo desde hace tiempo es que lo que falla en las exhibiciones es que la gente no las siente como reales. No estoy diciendo que las técnicas no duelan, o no sea efectivas, nada de eso; el problema está en la amenaza.

¿Qué es la amenaza?

Es aquello que nos obliga a actuar en nuestra defensa.

Si la amenaza no parece realista, la respuesta parecerá forzada. En muchos casos el atacante simplemente suelta un puño al aire sin dirección clara, o una patada sin decisión; en ese momento el que lo recibe realiza una técnica completamente desmedida en comparación con la amenaza que ha recibido, y eso el público lo nota, lo percibe, y no lo compra.

Todavía me paseo por internet, buscando algo que pueda comprar…

Cuando Heian Yondan se enfrentó a Goju Shi Ho Sho

Cuenta la leyenda que en un torneo de Artes Marciales se enfrentaron dos contrincantes, ambos practicantes de Karate Shotokan.

En el tatami, 5 expertos jueces serían los encargados de valorar quién de los dos tenía una mejor técnica y entendimiento del arte marcial.

Cuando fue el momento de decir qué Kata haría cada uno, el primero dijo: Heian Yondan

Entre el público hubo caras de asombro y comentarios al oído, ya que se trata de un Kata básico, creado para el aprendizaje de los niveles inferiores.

El otro oponente sonrió, y a la vez que hinchó el pecho, nombró su Kata: Goju Shi Ho Sho

Esta vez el público ya hizo comentarios en voz más alta, negando con la cabeza ante la diferencia de nivel tan grande entre el primer kata y este segundo, uno de los avanzados dentro de la escuela Shotokan. Muchos ya daban por sentada la competición, presentar un kata básico en una competición de este calibre, y encima contra un Goju Shiho Sho… no hay posibilidad alguna.

Pongamos que el primero hizo algo como el vídeo a continuación:

Y el segundo algo así:

 

Los jueces, que eran sabios y con gran conocimiento en las artes marciales no se dejaron obnubilar por un simple nombre, y aplicaron su experiencia para dar un veredicto objetivo.

Pero claro, esto sólo es una leyenda…

P.D. Terminaremos viendo a niños haciendo Unsu porque pensarán, al igual que sus entrenadores, que la manera de ganar a los demás.

Realidad y ficción en la defensa personal

Como antiguo practicante de artes marciales en las que se estudiaba la defensa desarmado contra cuchillos y otras armas, creo que el mayor problema al que se enfrenta un alumno es la autoconfianza.

¿Cómo? ¿Pero no es lo que se supone que tenemos que conseguir, confiar en nosotros mismo?

Sí, pero a un nivel real. Me explico.

A continuación os muestro un vídeo en el que se puede ver lo que muchas escuelas explican como defensa ante ataques armados; no entro en la calidad de la respuesta o si se debería hacer tal o cual. Vean el vídeo y aquellos que hayan estudiado este tipo de técnicas encontrarán muchas de ellas bastante familiares.

En este mismo vídeo se puede ver lo que PUEDE ocurrir en una situación real. Nadie se queda quieto, todo ocurre muy deprisa.

Entonces, ¿a dónde quieres llegar?

Pues muy fácil. Creo que el estudio técnico dentro de las artes marciales es necesario. Se analizan las técnicas, se realizan despacio, y luego con cierta velocidad. Pero esas técnicas son sólo un molde, un ejemplo, no una aplicación real. Es imprescindible ponerse luego en la piel de “la situación real”, aquella en la que el que está enfrente no te conoce, no sigue tus reglas, y quiere hacerte daño.

Si no eres capaz, no quieres, o en tu centro de estudio no lo quieren hacer, que te quede muy claro hasta dónde llegan tus conocimientos, no desarrolles una sensación de seguridad acerca de tu capacidad de resolución de ese tipo de situaciones cuando no las conoces, eso sería un gran problema.

El miedo siempre está ahí

El vídeo que os muestro a continuación no es para reír, es para pensar en el miedo en sí mismo. La víctima cae en un estado de pánico tal que su vejiga se libera; esto hace que su guardia mental baje todavía más, al verse humillado delante de una agresor al que ya de por sí teme.

Los efectos que una emoción de este tipo puede causarnos en el Sistema Parasimpático son muy variados, y depende de la persona y la situación.

El entrenamiento en las artes marciales bajo ciertos tipos de presión emocional son necesarios para identificar cómo reacciona uno mismo en esos momentos y saber sobreponerse. En ningún momento quiero dar a entender que un artista marcial en una situación similar tenga que enfrentarse al agresor, ya que la inteligencia y la estrategia son las armas más importantes de cualquier budoka y es muy posible que soltar unos billetes sea mucho más rentable que enfrentarse físicamente a un oponente armado. Sin embargo, revisando el vídeo se puede ver como el ladrón se va poniendo más nervioso a causa de la orina, en la que cae primero la cartera y más adelante los billetes que de ella salen. En una situación menos afortunada el agresor puede, a causa del miedo y la prisa, terminar hiriendo al pobre hombre como castigo a su propia “torpeza”.

Básico Japonés, contar hasta 10

Como he oído ya alguna vez durante las clases: Hacemos Karatedo, no decimos que “hacemos el camino de la mano vacía”. Vestimos con Karate-gi durante las clases, no en chándal, y nombramos a las técnicas en japonés, porque hacemos un arte marcial japonés. Está claro que cuanto más te acerques a la cultura de la actividad que intentas aprender, mejor la conocerás, y un error que se comete en muchos sitios que dicen enseñar karate, es dejar de lado todas esas cosas porque “no valen para nada”.

Contar en japonés es muy fácil, y esta vez sólo vamos a ver cómo hacerlo hasta 10. Si en tus clases de karate-do, o de cualquier otro arte marcial de origen japonés se cuenta en otro idioma, pregunta por qué. Y ya de paso me añades un comentario con la respuesta que te han dado.

Números hasta 10 en japonés

japanese counting

Hace unos días, un alumno compañero mío hizo una pregunta:

“¿4 es shi o es yon?”

La respuesta es fácil. Se dice de las dos maneras. Igualmente, 7 se dice “shichi o nana”. La razón de esto es de hace mucho tiempo, cuando se tenía la manera tradicional de contar en japonés (hitotsu, futatsu, mitsu, yottsu) y se comenzó a utilizar la escritura china para dar forma a esos sonidos (recordemos que la escritura japonesa viene del chino), cuyo sonido en chino era el que conocemos: ichi, ni, san, shi. go roku, shichi, hachi, kyuu, juu.

El japonés es un idioma que cambia los sonidos cuando se unen para evitar que suenen mal, por lo que en algunos casos se utiliza shi y en otros yon por ese motivo.

Por otro lado, shi también es “muerte”, por lo que hay gente que evita utilizarlo, por superstición supongo.

 

Un enfrentamiento en la calle, todo puede pasar

Este vídeo, aún siendo de Krav Maga, creo que puede ser aplicable a cualquier persona, sea practicante o no de artes marciales. Habla de la diferencia de MENTALIDAD cuando se entrena en el dojo, cuando se pelea en un ring con unas reglas y cuando estás en la calle.

Me río cuando la gente habla de que tal estilo no es útil en la calle y tal otro sí, o que este sólo vale para las competiciones.

No señor, lo que hace válido un estilo es la persona que lo ha de usar. Cuando se entrena en el dojo (o donde sea) es importante tener claro que hay técnicas que valen para una cosa, o que se deben hacer de una forma cuando se encuentra uno en la calle o cuando está en una discoteca, o cuando estás con un compañero. Si no tienes claro eso, da igual cuántas técnicas mágicas te enseñen, no te servirán.

Luego nos quejamos…

Es ver estas cosas y acabar con la vena hinchada. Hinchada por que este señor pueda vivir de este cuento, hinchada porque nadie los para, hinchada porque ves que tiene séquito que le sigue y que es cómplice de esos engaños.

Como digo siempre, esto nos hace mucho daño si queremos que las artes marciales sean respetadas más allá de las películas de chinos de los años 70.