Budogala 2011 – Exhibición de Kenpojutsu del grupo Koryu Bujutsu Valladolid

Siguiendo con la lista de vídeos relacionados con el evento de la Budogala, os traigo la demostración de Kenpojutsu que realizó el grupo de Koryu Bujutsu Valladolid.

El Vídeo se puede ver en HD desde la página de YouTube.

Anuncios

Budogala 2011 en Valladolid

Siguiendo la costumbre de años anteriores, el colegio San Agustín nos presenta la BUDOGALA, evento en el que es posible ver una pequeña muestra de los estilos y escuelas de artes marciales que se practican en Valladolid.

Este año veremos:

  • Cartel de la Budogala 2011Aikido
  • Capoeira
  • Iaido
  • Judo
  • Jujutsu / Aikijutsu / Kenpo
  • Kendo
  • Ninjutsu / Budo Taijutsu
  • Taekwondo

Hay algún otro grupo pendiente de confirmación, así que si aparecen novedades las pondré…

El evento tendrá lugar el 21 de Mayo de 2011 a las 17:30h

Hojo jutsu

Algo tan sencillo como una cuerda era un artilugio muy utilizado por los samurai; las anchas mangas a veces eran incómodas para la esgrima, por lo que les permitía sujertarlas durante el combate. Es como hacerse una coleta cuando se lleva el pelo largo, no?

Y tras controlar al enemigo, si se necesitaba, se podía usar la cuerda para maniatar al contrario.

Mi experiencia personal con las técnicas de hojo jutsu en combate es que se necesita una gran destreza para poder atar al enemigo según vas realizando las técnicas; o si lo que se desea es maniatar al contrario cuando está en el suelo, asegurarte de que no pueda zarandearse, ni escapar en tu distracción.

¿Por qué los samurai necesitaban el jujutsu?

Últimamente estoy dedicando parte de mi tiempo a formarme un poquito a nivel intelectual en las artes marciales tradicionales japonesas, cosa que en otros tiempos no hacía tan a menudo al recibir mucha información de forma verbal por parte de mis instructores (aunque siempre es bueno contrastar); tras leer algunos libros acerca de la historia del Jujutsu en Japón entendí el por qué de la necesidad por parte de los samurai de aprender técnicas de  proyección y luxación, y posteriormente de golpeo.

Antes de nada es necesario comprender la vida de Japón en su Edad Media. Japón ha sido un país en constante guerra hasta la era Tokugawa; su forma de vida y sus costumbres están intimamente relacionadas con esa realidad y eso creaba una diferencia sustancial con nuestra sociedad: ellos aprendían para sobrevivir, entrenaban con la idea de aplicar sus conocimientos en la próxima batalla, un sentimiento y una presión que nosotros no podemos alcanzar a sentir.

Los samurai llegaron a tener un status muy importante, consolidándose en una casta superior al populacho, con sus derechos, pero también con sus obligaciones y tradiciones; de tal forma que un samurai no podía desenvainar su sable para responder a una afrenta realizada por una persona de casta inferior, aunque este llevara espada en  mano. En esas situaciones el guerrero tenía que resolver el problema, limpiando su honor con sus manos o con armas “inferiores”. En ese momento es donde un samurai necesitaba tener un profundo conocimiento de los sistemas de combate sin armas o con armas cortas. Es muy común ver a estudiantes de artes marciales extrañarse al ver cómo se estudian técnicas contra armas largas estando desarmado (Muto Dori), pero era algo que muy probablemente se  viera obligado a afrontar un samurai en esas épocas.

Otra costumbre era la de no poder portar sable dentro de los palacios y edificios , por lo que las técnicas con sables cortos (kodachi) o cuchillos (tanto) eran necesarias, así como los controles en distancias cortas para los estrechos pasillos japoneses.

Respecto a las técnicas de golpeo, hasta la llegada de las épocas de paz donde ya no se vestían protecciones de guerra no se realizaron grandes avances, ya que en la mayoría de las ocasiones no resultaba muy útil golpear una armadura con la mano o pie desnudo si no era para desequilibrar (no así el trabajo de presiones durante los agarres). En cuanto los combates con ropa civil se hicieron más comunes, las escuelas de artes marciales comenzaron a introducir y estudiar técnicas de golpeo, casi todas de origen chino o coreano, como por ejemplo el kempo o el Te de Okinawa.

Actualizado: pequeñas ediciones del texto.