El miedo siempre está ahí

El vídeo que os muestro a continuación no es para reír, es para pensar en el miedo en sí mismo. La víctima cae en un estado de pánico tal que su vejiga se libera; esto hace que su guardia mental baje todavía más, al verse humillado delante de una agresor al que ya de por sí teme.

Los efectos que una emoción de este tipo puede causarnos en el Sistema Parasimpático son muy variados, y depende de la persona y la situación.

El entrenamiento en las artes marciales bajo ciertos tipos de presión emocional son necesarios para identificar cómo reacciona uno mismo en esos momentos y saber sobreponerse. En ningún momento quiero dar a entender que un artista marcial en una situación similar tenga que enfrentarse al agresor, ya que la inteligencia y la estrategia son las armas más importantes de cualquier budoka y es muy posible que soltar unos billetes sea mucho más rentable que enfrentarse físicamente a un oponente armado. Sin embargo, revisando el vídeo se puede ver como el ladrón se va poniendo más nervioso a causa de la orina, en la que cae primero la cartera y más adelante los billetes que de ella salen. En una situación menos afortunada el agresor puede, a causa del miedo y la prisa, terminar hiriendo al pobre hombre como castigo a su propia “torpeza”.

Anuncios