La etiqueta del samurai en relación al sable

Bueno, como viene siendo habitual mis artículos suelen ser una respuesta a estímulos, preguntas o temas que me encuentro en mis clases, o en mis conversaciones con otros compañeros del Budo.

En este caso el tema de hoy viene a completar una explicación por parte de mi sensei acerca del kamae durante el saludo y de la relación con el hecho de portar armas en la antigüedad.

Aquí os dejo un vídeo que prefiero veáis antes de leer mis comentarios.

Detalles importantes:

  • Algunas escuelas bajan a Seiza adelantando o retrasando una pierna; la razón está en el uso del Hakama, que al ser muy holgado obligaba a “colocar” los faldones antes de llegar a Seiza (posición sentada sobre las rodillas).
  • En caso de bajar en vertical hasta cuclillas obliga a hacer una parada anterior para evitar enredarse con los faldones.
  • El sable se coloca siempre a contra mano o al frente. En el primer caso, el sable quedaría al lado derecho y con el filo mirando siempre hacia el dueño del sable. En este caso imposibilitamos el desenfundado del sable desde esa posición, mostrándote “desarmado” ante las personas que están contigo.
  • En el segundo caso, de frente, en este caso con el Tsuka (empuñadura) hacia la izquierda, y también el filo hacia el poseedor del sable. Dejar el filo mirando hacia fuera es una ofensa, una invitación al combate.
  • El sujetar con un dedo el Tsuba (el guardamano de una espada japonesa) se hace por dos motivos.
    • Primero que la hoja puede no sujetarse correctamente y salir del Saya (funda)
    • Segundo porque el dedo se utiliza también para “empujar” la hoja fuera de la funda ayudando al desenfundado.
  • Recordemos que, normalmente, estaban prohibidas las armas “largas” dentro de un edificio, debiendo dejarlas a la entrada. A los samurai se les permitía acceder con cuchillos cortos (Tanto) y desconozco si también con sables cortos (Wakizashi). Muchas de las técnicas que se estudian en el Jujutsu tradicional desde la posición de Seiza contienen esquivas, controles y contras a los ataques con armas cortas ya que era lo que normalmente podría ocurrir en una casa de Té o un pequeño palacio. Por otro lado, el uso de armas largas dentro de un edificio japonés de la época que estaba formado por pasillos estrechos no era muy buena idea.
  • El tanto se colocaba en el Obi (cinto) al lado izquierdo, puede ser la razón por la que en el Rei (saludo) se apoya primero la mano izquierda, dejando la mano derecha libre para alcanzar el arma por debajo del brazo en caso de notar algo raro; también es la primera mano que se retira.
  • Una cosa que siempre me ha llamado la atención es que, por exceso de tradición, estas cosas siempre debían ser “así”. Por lo que un zurdo podía beneficiarse enormemente de ciertas formalidades sin que el oponente fuera consciente hasta que fuera demasiado tarde.

Espero que esta pequeña introducción os haya servido para despertar vuestra curiosidad en un tema interesante que además explica muchas de las tradiciones actuales en las artes marciales.

Anuncios