Comillas, un fin de semana para descansar y aprender

Pues sí, ya se terminó el puente de Villalar, y con ello el curso que teníamos allí. La verdad es que vengo muy contento, quizá porque tras 5 años al final he conseguido acudir, quizá porque ha merecido la pena en general.

El curso trataba de la seguridad privada y fuerzas de seguridad, y como es un tema que me gusta especialmente, gocé como un enano. Ahora me toca seguir profundizando en ese tema a ver si dentro de unos años puedo ser yo quien imparta un curso similar. Lástima que me pillara con una fiebre del 15 y no pudiera acercarme a la cena del sábado (Lo siento, Víctor).

El marco, como suelen decir en los anuncios, era incomparable; las vistas, la tranquilidad y los servicios. Además, como el tiempo acompañó, pudimos hacer la primera parte en la playa, frente a la mirada de múltiples curiosos. Alguno incluso se empeñó en probar alguna técnica con su mujer mientras nos veía (pobrecica).

Comillas - Koku y Yo con la peque

Por cierto, quedé muy impresionado por las exhibiciones de los junior de Cantabria, su taihen era muy bueno, así como por Fernando Cuervas, al que no había visto todavía “en acción“.

Anuncios

2 thoughts on “Comillas, un fin de semana para descansar y aprender

  1. Hola Herman, ¡¡me alegro de que te hayas pasado por aquí!!

    Voy a agregar tu blog a mis enlaces, que seguro que hay gente por aquí que le interesará leerte.

Los comentarios están cerrados.